Las mantas anti deslizantes ofrecen una serie de beneficios para los muebles de cocina. Son necesarias para cajones que tienen platos y ollas adentro de forma que estos no resbalen quedándose en su lugar durante el cierre y apertura. Protegen el mueble de líquidos y suciedad y son lavables.